sábado

Halloween y Samhain

  ¡Buenas noches, mis niños!

  Se acerca una de las fechas más bonitas del año... ¡Halloween! Ya comienzo a notar el hormigueo de la emoción.

  He de decir que es en momentos así que olvido mi apego a mi tierra natal y me alegro de estar aquí con vosotros. En Francia no es algo muy celebrado que digamos, éramos más de la Toussaint... Lo que aquí sería el día de todos los santos. Recuerdo que cuando era pequeña íbamos al cementerio a visitar la tumba de mi madre... Pero no os quiero aburrir con mis recuerdos, ¡no son tan interesantes como lo que os quiero contar!

  Quizás hoy en día lo sepa ya casi todo el mundo, pero aun así me gustaría hablaros un poco de los orígenes de esta particular fecha. Estoy segura de que conociendo su fascinante historia podréis disfrutar más de Halloween.


  Halloween hace referencia a la víspera de todos los santos, una festividad de origen pagano que se lleva celebrando miles de años. Podemos rastrear sus raíces hasta la cultura céltica, la fiesta de Samhain, que significa "final del verano". Se trataba del momento que marcaba el final de las cosechas, que para los celtas era el final de un año y el comienzo de uno nuevo.

  Se creía que en esta fecha la frontera entre nuestro mundo y el mundo de los espíritus se desdibujaba, permitiendo que las almas de los muertos pudieran mezclarse entre nosotros. Sería una bonita reunión familiar de no ser porque no todos los espíritus son amigables. Es por eso que muchas veces se disfrazaban o se ponían máscaras, para ahuyentar a los espíritus malignos y que estos no les hicieran daño.


  También se dejaban ofrendas de comida y regalos para apaciguar el mal y asegurarse de que al año siguiente las cosechas también fueran abundantes. De ahí es de donde surge el famoso"truco o trato" (ya se sabe que los espíritus malvados son como críos... "¡Dame chuches o te destruiré el maizal!" Qué monos...)

  Como detalle extra os diré que como era una fiesta pagana, por supuesto los cristianos se vieron en la obligación de "adecentarla". Se trasladó la festividad de todos los santos, que originalmente se celebraba allá por mayo, al día de Samhain.


  En fin, no os entretengo más con mis historias, sé que en el fondo sólo os apetece disfrazaros y pasároslo bien. A mí también me gustaría, pero cuando se llega a cierta edad ya no es tan fácil...

  Que tengáis una buena noche, ¡y no os dejéis engatusar por ningún espíritu maligno!

Marguerite B. Malèvre