jueves

De pelo humano, muñecos de ventrilocuo y penes embotellados

Bueno niños, ha pasado bastante tiempo desde la última vez que compartí con vosotros una de mis noticias curiosas.... el  verano se acerca lentamente y en breve, muchos de vosotros estaréis de vacaciones, así que hoy os traigo una de museos.

Para todos aquellos que disfruten paseando por las salas de estos templos de cultura, hoy os traigo un breve extracto de algunos de los museos más extravagantes con los que me he topado en mis múltiples viajes:


Museo del pelo. Avanos, Cappadocia. Turquía.

Amigos tricófilos estáis de enhorabuena: hemos encontrado un oscuro rincón que hará las delicias de los más raritos de entre vosotros.... una cueva oscura cubierta de mechones de pelo de más de 16.000 mujeres... no sé si me fascina o me da un poco de repelús.






Creado por el alfarero turco Chez Galipen, en la pequeña ciudad de Avanos, este museo sólo es apto para aquellos que no se dejan impresionar por cualquier cosa. Debajo de una adorable tienda de cerámica se encuentra esta recogida cuevecita, que siendo sinceros bien podría pertenecer a uno de esos asesinos en series que salen en las películas. 



Vent Haven Museum 

¿Quién le puede decir que no a una carita como esta?
 No entiendo como puede haber tanta gente a la que no le gusten...

¿Y a quién no le gustan los muñecos de ventrílocuo? Yo llevo años buscando alguno lo suficientemente especial como para merecer el honor de pasar a formar parte de mi gabinete...



El Museo de Vent Haven es único en su especie, albergando más de 700 muñecos y objetos relacionados con el facinante mundo de la ventriloquia. Se encuentra situado en Fort Mitchel, Kentucky a 8km de Cincinnati, Ohio.

Fundado por William Shakespeare Berger en 1930, un hombre de negocios aficionado a este mundillo, lo que se inició como una curiosa collección continuó creciendo hasta la fecha de su muerte en 1973. 

A día de hoy está abierto del 1 de mayo al 30 de septiembre entre semana y bajo cita previa.

El ventríloco Paul Winchell y su muñeco Jerry Mahoney

Originalmente la práctica de la ventriloquia se encontraba profundamente relacionada con la religión. El término proviene del latín "hablar con el estómago" y surge como una fusión de las palabras "venter" (estómago) y "loqui" (hablar).


Para los que les guste la ventriloquia, mis ayudantes me han dicho que esta película les podría resultar interesante....
incluso dicen que les recuerdo a una de las actrices... me pregunto a cuál de ellas....
Los griegos denominaban a esta práctica "gastromancia" y consideraban que los ruidos producidas por el estómago eran en realidad las voces de los muertos, que habitaban en el estómago del ventrílocuo. El ventrílocuo interpretaba estos sonidos, creyendosele capaz de comunicarse con el otro mundo y de predecir el futuro.

Qué cosas.... de adivinos a entretener a niños en sesiones multitudinarias, cómo han cambiado los tiempos.

Museo Falológico Islandés

(un título que no deja mucho lugar a la imaginación, ¿no creéis?)

Y por último, pero no por ello menos importante... ¡el museo falológico islandés! Quién iba a pensar que a alguien se le ocurriría hacer un museo con una temática tan concreta.




Y citando su completa página web:

"La Faloteca Nacional de Islandia es probablemente la única en el mundo que contenga una colección de especímenes fálicos pertenecientes a todos los varios tipos de mamíferos que se encuentran  en un solo país
Falología es una ciencia antigua que ha recibido, hasta épocas recientes, muy poca atención en Islandia, salvo que como campo de estudio al margen de otras disciplinas atención meritoria, excepto como apéndice de otras disciplinas como la historia, el arte, la psicología, la literatura y otros campos artísticos como la música y el ballet. 
Ahora, gracias a La Faloteca Islandesa, los individuos interesados pueden por fin emprender un estudio serio en el campo de la falología de manera organizada y científica."

Os recomiendo que le echéis un vistacillo, ya que no tiene desperdicio, a continuación os dejo el enlace a su página web y faloteca.



Bueno niños, espero que os hayáis quedado con ganas de más,
que tengáis un magnífico día.

Marguerite B. Malèvre