sábado

L'inconnue de la Seine: una Ophelia moderna y su sonrisa de Mona Lisa.

Buenas noches niños,

  dado que san Valentín está a la vuelta de la esquina, he pensado en "endulzar" un poco mis próximas entradas... La historia que he escogido para hoy parece sacada del romanticismo más gótico, pero se trata de una historia real aunque poco conocida.


  Durante los primeros años del siglo XX, comenzaron a circular por los barrios más bohemios de Paris reproducciones en escayola de la máscara mortuoria de una bella y desconocida joven. Estas reproducciones, se volvieron tan famosas que sus copias pronto se extendieron por toda Francia y Alemania.

    La desconocida del Sena... una joven suicida que puso fin a su vida en las aguas del Sena en el siglo XIX, y que cautivó con su satisfecha sonrisa post-mortem a medio mundo.

   Cuenta la historia que cuando encontraron su cadáver ahogado, los empleados de la Morgue de Paris quedaron tan prendados de su belleza y vívido aspecto, que decidieron inmortalizar su rostro y serena expresión.

   Cuando su cuerpo fue expuesto en la morgue al público parisino para su identificación (circunstancia bastante usual en la época), numerosas historias sobre su posible vida comenzaron surgir: muchos achacaban su trágico final a un desengaño amoroso o quizás a un caso de amor no correspondido.

  Su máscara funeraria se convirtió en un moderno adorno en los estudios de los artistas bohemios franceses, llegando a cautivar a todo aquel que posaba sus ojos en su desconocido rostro. No sólo se convirtió en un adorno de moda, sino que entre 1920 y 1930 inspiró numerosos trabajos literarios, dentro y fuera de Francia.


   Eternamente joven, eternamente misteriosa y a la que algunos consideran la mujer más besada de la historia. Esto último se debe a que su pacífico rostro ha servido de inspiración para los maniquís de masaje cardíaco "Resusci Anne", creados en el 1958 por Asmund Laerdal y Peter Safar para impartir lecciones de primeros auxilios, siendo muchos los que han puesto en práctica la técnica del "boca a boca" intentando resucitar a la desconocida del Sena.


  Espero que os haya gustado la historia, mis niños, y recordad: si lo que queréis es un rostro extraño colgado en la pared que os observe mientras dormís... siempre podéis haceros con una de nuestras piezas:

  


Marguerite B. Malèvre