martes

Exvotos anatómicos. Representaciones médicas en la imaginería religiosa


Buenas tardes mis niños,

  hace una buena temporada que no intervengo en la redacción de las noticias de esta página web, menos mal que mis niñas predilectas (mis queridas y tal vez un poco explotadas ayudantes) han mantenido la imagen de nuestro pequeño y recogido espacio virtual.

  La verdad es que han estado bastante ocupadas estos días con sus manualidades….
 
  Ahora que la artritis me pasa factura con estas temperaturas tan poco agradables, os voy a hablar brevemente de algo que me fascina desde hace unos años: los exvotos anatómicos.



  La idea de la “curación de enfermedades”, la imposición de manos y la mágica desaparición (por intervención celestial) de un determinado mal, siempre ha sido un concepto clave de la historia de las religiones a nivel histórico.

  Una de las fundamentaciones de la fe es el acto de pedir la intervención del ser divino a la hora de solventar una problemática terrenal; las ofrendas siempre han cumplido con este propósito de “encandilar” al ser venerado para que atienda nuestras peticiones.



  Los exvotos van un paso más allá, no cumplen el propósito de “ofrendas” como tal, sino que buscan ser testigos de una curación que ya se ha producido. Los exvotos, en su mayoría de carácter pictórico (aunque mis favoritos sean los más escultóricos son un referente a partir del cual podemos extraer conclusiones acerca de nuestra relación con la enfermedad y el padecimiento. Podemos emplearlos como elemento a analizar y método para extraer conclusiones en cuanto a la fe de un determinado periodo histórico.



  Encontramos el inicio de esta tradición remontándonos a la Italia del siglo XV. Con el paso de las décadas, esta curiosa imaginería se extendería al nuevo continente, afincándose con especial fuerza en México, lugar donde la fe y el culto cristiano siempre ha tenido una fuerte presencia. Aunque no sería hasta el periodo comprendido entre los siglos XVIII y XIX que esta tendencia no cobraría verdaderamente fuerza a nivel mundial.


  Estas representaciones suscitan interés a nivel médico, ya que son fieles representaciones de los síntomas de determinadas enfermedades y, en ocasiones, del tratamiento que se ha seguido en el proceso de curación.

  Bueno, espero que este artículo os haya parecido constructivo e interesante, como todas mis intervenciones, faltaría más.

  Hasta la próxima, niños...

Marguerite B. Malèvre