sábado

Composiciones artísticamente anatómicas con miembros amputados

Buenos días, niños, ¿me echabais de menos?

  Hoy me dispongo a hablaros de otra de mis grandes influencias a nivel médico que me incitan a proseguir con mi labor recolectora de maravillas y curiosidades...

  El nombre del día es el del anatomista holandés Frederik Ruysch (1638-1731)

Aquí os dejo una fotito del pipiolo
  Este renombrado investigador pasaría a la historia gracias a sus portentosos avances en el ámbito de la conservación de las muestras anatómicas.

¿Qué porqué he decidido dedicarle una de las entradas del blog a este anatomista del siglo XVII?



  Muy sencillo, para él, al igual que para mi, el cuerpo humano y sus misterios representaban una de las mayores fuentes de fascinación e inspiración hablando en términos artísticos. Más allá de centrar su trabajo en el matiz médico de sus investigadores, este soñador expresaba su trabajo con bellas disposiciones de órganos florecientes y juguetones esqueletos que retozaban felices entre los pliegues de un intestino grueso...


  Más allá de la belleza y la maestría que demostraba en sus trabajos ilustrados, son sus piezas anatómicas las que representan una mayor fuente de inspiración para mis creaciones, pedazos de cuerpo adornados con los más lujosos encajes y bordados que parecen flotar suspendidos en el tiempo.


  Y es que, para comprender las influencias de estéticas actuales siempre tendremos que remontarnos a genios del pasado. Próximamente os contaré más acerca de portentos anatómicos en el mundo artístico y distintas influencias que me inspiran a diario....

  Próximo post: El hombre que hacia esculturas con sangre congelada.

  Ya sabéis que si lo que os gustan son las cosas flotando en tarros, siempre podéis haceros con uno de mis ejemplares al precio más asequible, ¡Aprovechaos ahora que aún nos queda alguno!




  Hasta la próxima, niños
Marguerite B. Malèvre