sábado

Curiosas curiosidades. Joyería peluda.

Buenos días, niños,

  ¿Seguís teniendo ganas de los escabrosos rumores y las ocultas rarezas de Madame Malèvre?

  Sea cual sea vuestra respuesta, aquí os traigo una nueva entrada en la que hablaremos de fetiches. Más concretamente de aquellos relacionados con el cabello.

  ¿Tenemos algún tricófilo por ahí? Para los que no lo sepáis, la tricofilia es la palabra que designa este "fetiche por el pelo". Espero que sí, ya que esta entrada podría interesaros como al que más:

  Durante la época victoriana se produce el auge de un tipo de joyería muy curiosa: la realizada con pelo.



  Más allá del valor simbólico que se le puede atribuir al cabello, ya que normalmente estos adornos se confeccionaban con pelo de un ser querido como muestra de amor o de dolor por el luto de una muerte, las fibras capilares se llevan empleando desde tiempos inmemoriales debido a sus increíbles cualidades de incorruptibilidad, ligereza y abundancia.

  Ya en ciertos grabados egipcios podíamos encontrar personajes que intercambiaban pedazos de sus melenas a modo de presente para transmitir esa idea de vínculo.

  Pero bueno, volviendo a las cosas prácticas, esta costumbre alcanza el culmen de su producción cuando, tras los siglos XVII y XVIII, el empleo de postizos y pelucas entre la nobleza acaba por decaer víctima de la moda del momento.




  ¡Era hora de que los artesanos se pusieran las pilas! Así que todos esos creadores de pelucas acabaron por dedicarse a la orfebrería peluda.... Más allá de los camafeos victorianos  a los que tanto estamos acostumbrados, podemos encontrarnos también con verdaderas maravillas realizadas con pelo, desde correas de relojes hasta cuadros enteros cuyo único protagonista es el pelo que traza arquitecturas increíbles en el espacio....



  Espero que os haya gustado, queridos.

 Sabéis mi colección también cuenta con un par de obras en las que está presente el cabello humano... entre ellas Muisak, la cabeza reducida y nuestra querida Anne Marie.


Marguerite B. Malèvre